La crisis económica y la saturación publicitaria han provocado en creativos y publicistas la necesidad de desarrollar nuevas fórmulas para impactar y llamar la atención del consumidor.

Todas aquellas acciones antaño desechadas por ser arriesgadas, “alocadas” e incluso demasiado novedosas, han pasado a un primer plano y a ser prioritarias para afrontar una época difícil en la que los presupuestos, las inversiones y los recursos exigen un recorte máximo. La tendencia actual de clientes poco fieles dificulta a las empresas mantener su ritmo de ventas, y éstas han contraatacado con acciones imaginativas, poco convencionales, impactantes y por supuesto rentables.

El marketing de guerrilla es actualmente la solución adoptada por las empresas. Se apuesta por ir a buscar al cliente, y ¿dónde se le busca? en la calle, el origen del “Street marketing”.

El street marketing se define como: “todas aquellas promociones, acciones de comunicación y campañas publicitarias que se efectúan en el medio urbano o en espacios comerciales mediante técnicas no controladas por las compañías de medios, con el objetivo de generar mayor impacto y un acercamiento más directo con los consumidores. Consiste en hacer vivir una experiencia al consumidor en su propio habitat. Suelen ser muy efectivas ya que nos permiten interactuar con nuestro público objetivo y conseguir gran notoriedad.”

Actualmente es muy utilizada gracias a la gran aceptación que tiene entre el público y a su enorme viralidad provocada por los mismos usuarios que no pueden resistirse a fotografiar o grabar en vídeo la acción y enviarla o subirla a las redes sociales para compartirla con sus contactos.

Su misión es atraer la atención de los clientes, con el mensaje adecuado, en el momento oportuno de manera original, en un lenguaje alternativo y provocando una reacción emocional.

Gracias a esta nueva estrategia de marketing no es raro encontrarse por la calle marquesinas con cafés que echan humo, coches estrellados contra escaparates, autobuses estrangulados por una serpiente gigante, etc.

 

 

Autor: Mario Rivera Ramírez