Hoy, un día triste para el mundo de la tecnología, nos unimos a las condolencias mundiales por la muerte de Steve Jobs.

Recuperamos un artículo de puromarketing.com sobre el suceso:

A poco tiempo de que Apple presentará la nueva versión de su dispositivo iPhone 4, la compañía confirma publicamente una de las peores noticias, la muerte de Steve Jobs, quién a sus 56 años, ha fallecido esta noche en Palo Alto (California), acompañado por su mujer y otros familiares.

Esta es quizás la crónica de una muerte anunciada tras los innumerables rumores y noticias conocidas sobre su delicado estado de salud, y es que la inesperada y reciente renuncia de su cargo como Presidente ejecutivo de la compañía Apple a muchos pillaba por sorpresa. A otros quizás no tanto, pero sin duda, era un mal presagio de cuyo final muchos habían especulado.

Con la muerte de Steve Jobs se marcha un visionario de nuestra época. Todo un profeta de la mercadotécnia, el marketing y la publicidad. Un icono que mantendrá viva su leyenda aun en su ausencia, como uno de los revolucionarios de la tecnología de nuestra era. Y es que este empresario estadounidense alcanzo el hito de convertir la compañía Apple en toda una “religión” con millones de fieles seguidores.
“Apple ha perdido a un genio visionario y creativo y el mundo ha perdido a un asombroso ser humano”, así comunicaba la propia compañía Apple a través de un escueto comunicado en su página web, el fallecimiento de Jobs.

No podemos poner en duda el talento de este visionario que fue capaz de convertir la “manzana mordida” en todo un icono venerado por millones de clientes evengelistas. Su poder e influencia superaron los límites racionales y su palabra era escuchada atentamente como si de un verdadero profeta se tratase.

Su fallecimiento sin duda ha sobrecogido a todos. Líderes, amigos y rivales. Todo el mundo lamentan la muerte de Jobs. Desde el propio presidente estadounidense Barack Obama quién dijo tras conocer noticia “A Steve le gustaba decir que vivió cada día como si fuera el último. Porque lo hizo. Él transformó nuestras vidas, redefinió industrias enteras y consiguió una de las más extrañas proezas en la historia de la humanidad: cambió el modo en que vemos el mundo”,  hasta uno de los personajes con los que durante décadas mantuvo una intensa rivalidad como Bill Gates, presidente de Microsoft, quién declaró hoy sentirse “verdaderamente apenado” por la muerte de Jobs, a quien dijo que echará de menos “inmensamente”.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, también rindió tributo a la figura de Jobs. “Steve, gracias por ser un mentor y un amigo. Gracias por mostrar que lo que uno construye puede cambiar el mundo. Te extrañaré”, escribió en la red social.

 

 

Fuente: puromarketing.com | artículo original