Casi todas las grandes empresas y especialmente las que operan en internet cuentan con una página en Facebook. Sobre cómo atraer más y más seguidores a nuestro espacio en la red se ha hablado largo y tendido, pero no hay que olvidar que buena parte de la importancia de una estrategia en las redes sociales es saber contestar a la siguiente pregunta: ¿Qué hacer con los seguidores de Facebook?

Aunque Coca Cola tiene 26 millones de fans en Facebook, todavía no  sabemos cómo utilizar las redes sociales. De momento nos estamos  gastando mucha pasta en escuchar”, Paco Rodríguez, interactive and  relational marketing manager de Coca Cola.

Efectivamente, escuchar a los seguidores es una de las principales bazas con las que contamos al tener una buena masa social en Facebook. El refrareno empresarial nos dice aquello de que “el cliente siempre tiene la razón”, y ahora más que nunca esto es cierto. Conseguir un feedback especial con tus clientes es algo al alcance de muy pocos que saben realmente utilizar estas herramientas, como los Community Managers.

– Da pie a la interacción: Solicita la opinión de tus seguidores habitualmente y utiliza muletillas que inviten a la acción como “¿y vosotros que opináis?, ¿Qué os parece…?
– Se lo más cercano posible a tus seguidores: Intenta comunicarte con ellos como uno más, no como una rígida institución. Se obtienen muy buenos resultados en esta materia respondiendo a los comentarios de tus fans, en una jerga que ellos utilicen, y siempre mejor en primera persona. Nunca updates automáticos.
– Los comienzos no son fáciles, pero no desesperes: Es frecuente que aunque tengas una masa social aceptable, esta no se lance a opinar desde el primer momento. Intenta motivar este aspecto invitando a tus contactos personales a que inicien las conversaciones, una vez se rompe el hielo todo es más fácil. En función de tus posibilidades también puedes optar por premiar a los seguidores que dejen sus opiniones en tu página.
– Se activo, pero no te pases: Es importante que la gente no se olvide de que estás ahí, pero tampoco querrás aparecer constantemente en las pantallas de tus seguidores. Ten en cuenta que no son amigos tuyos y que el funcionamiento de una red social para una empresa difiere mucho de lo que hacemos con ella en el ámbito personal. Si no encuentras un equilibrio en tu actividad puedes caer tan mal como un spammer a los ojos de tus propios potenciales clientes, ten cuidado.
– Crea una comunidad: Este es el principal objetivo de toda estrategia en Facebook, después de vender, claro está. Para ello además de combinar los consejos que ya hemos visto, puedes optar por subir vídeos de concursos, campañas, opiniones de tus clientes… incluso puede ser buena idea presentarle el equipo que forma la empresa a tu público. Puedes hacer lo mismo con las imágenes.
– Plasma la filosofía de tu empresa en la red: Tienes que dotar a tu empresa de personalidad, si consigues que caiga bien entre la gente, todo será más fácil.

MEDIR LA RENTABILIDAD DE UNA CAMPAÑA EN FACEBOOK:
Calcular en valores económicos el valor de un fan en Facebook es complicado. A menudo las empresas caen en el error de intentar conseguir la mayor popularidad dentro de la red social sin reflexionar si la inversión que estamos haciendo en este medio es o no rentable para nuestra empresa. Para ello existen algunas fórmulas como la creada por la empresa Fanscape, que consiste en crear una campaña promocional en la red social para poder analizar posteriormente los resultados económicos de dicha acción.

Para calcular el valor de un fan debemos tener en cuenta el número de seguidores que se aprovechan de la promoción, y qué ingresos nos han reportado. También debemos tener en cuenta el grado de fidelidad de dichos fans, un factor muy importante y al que daremos un valor monetario en función de los ingresos que nos generan con su vuelta.

El cálculo final es presumiblemente sencillo y bastaría con sumar el beneficio repercutido por los clientes que se han aprovechado de la promoción, más el valor de cada cliente a lo largo de su  vida multiplicado por los clientes que se han repetido en otros productos de la empresa tras aprovechar la campaña (los fieles). Por último lo dividiremos entre el número total de fans y obtendremos el valor de nuestro seguidor en Facebook. Las estadísticas indican que el valor de un fan oscila entre los 4 y los 78 euros, así que con esa volatilidad lo realmente recomendable es comprarar nuestros datos con los de la competencia, si es que tenemos acceso a ellos.


Fuente: Ojointernet  | Autor: Jesús Navarro