El día 31 se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 13/2012, destinada a modificar el marco normativo del gas, la electricidad, y las comunicaciones electrónicas. De estas últimas y de su relación con las pymes trata este post, ya que de esta reforma se extraen cuatro nuevas reglas para nuestras campañas de email marketing.

Tal y como recogen en Iurismática, se incorporan cuatro nuevas máximas a observar por aquellas empresas que realicen actividades de marketing por email, y que cambian sustancialmente los procedimientos habituales hasta el momento, llevándonos a nuevos terrenos de juego.
– No ocultes tu identidad, es decir aquella por cuenta de la que se realiza la campaña. El destinatario debe tener claro quien le remite el correo.
Adiós a las campañas virales, o al menos a buena parte de ellas. Son ilegales las que remiten a una web que no cumpla todos los requisitos que se le pide a una comunicación comercial, y en las que no quede claro que se trata  de publicidad.
– Sayonara a las campañas con cuentas de email no-reply. Viva la bidireccionalidad. Se debe adjuntar siempre un correo que permita la comunicación el emisor de la campaña.
Enlazado con lo anterior, siempre debe haber la posibilidad de darse de baja de dichas comunicaciones a través de una cuenta correo, no basta con un link.
A mi juicio lo más relevante es lo fino que va haber que hilar con el marketing viral. Es una pena, pero los abusos de algunos nos pueden llevar a la perdida de la creatividad y a la inseguridad jurídica. Y esto es especialmente grave para las pymes, pues el ingenio, la provocación, la chispa, son parte esencial del marketing viral, y es un terreno donde las pymes suelen igualarse e incluso superar a las grandes empresas.

Fuente: pymesyautonomos.com