Los europeos afirman conocer los códigos QR, al menos parte de ellos, pero muy pocos los han utilizado alguna vez. De acuerdo con el estudio realizado por CBS Outdoor y Kantar Media, el 40% de los europeos ha oído hablar alguna vez de estos códigos pero tan sólo el 13% los ha escaneado.

Pero es que los datos son aún peores para otras tecnologías como la realidad aumentada y la NFC. De los más de 9.000 europeos encuestados, tan sólo un 13,69% conoce la realidad aumentada en el contexto publicitario y lo utiliza un 4.2%. En el caso de la NFC, un 5.76% la conoce y sólo un 1.4% la ha usado.

Más de la mitad de los que han contestado a la encuesta afirman estar interesados en la publicidad callejera o Outdoor Advertising pero la mayoría también afirma esperar recibir algún tipo de recompensa o forma de entretenimiento por su interacción con ella. Los usuarios de telefonía móvil se muestran molestos cuando esta tecnología tan sólo les dirige a un sitio Web.

Antonio Alnoso, directivo de CBS, afirma que la personalización de la tecnología unida a la interactividad facilita que las marcas y los usuarios interactúen de una forma nueva y nunca vista antes.

De hecho, Alonso está convencido de que el público recompensará por este trato a las marcas comprometiéndose con ellas a un nivel más profundo y generando un boca a boca positivo que les beneficie, pero eso sí, siempre que su experiencia interactiva no les desagrade.

Entre las novedades de los códigos QR podemos resaltar la última idea de Facebook, que ha decorado la azotea de sus oficinas de Hacker Way en Menlo Park (California) con un Código QR de 42 pies, es decir, unos 12 metros y medio.

 

Fuente: PuroMarketing