La adquisición de un nuevo cliente es sin lugar a dudas algo positivo, tanto para empresas nuevas como para las ya asentadas en el mercado. Sin embargo, de nada sirve atraer clientes si no se hace nada después para retenerlos. Zendesk proporciona a continuación algunas claves para lograr convertir a clientes eventuales en habituales:

– Tener empleados felices y motivados: la satisfacción del cliente está en gran medida influida por la satisfacción del empleado. Por eso, es tan importante cuidar a la plantilla de la empresa. Un empleado feliz es a la larga la simiente de un cliente feliz. Y si el cliente es feliz, permanecerá fiel a la compañía.

– No tratar al cliente que se estrena con la compañía como si fuera una “molestia”: los clientes que hacen negocios por primera vez con una empresa pueden sentirse al principio un poco incómodos, de ahí la importancia de mostrarse agradables y serviciales con ellos.

– Autorizar a los fans para hablar en nombre de la marca: perfiles en redes sociales como Twitter y Facebook son herramientas eficaces a la hora de dar voz a los clientes, especialmente si éstos son nuevos y necesitan un plataforma para intercambiar opiniones sobre al marca.

– Planificar el seguimiento de los clientes: volver a capturar la atención de los clientes es importante si queremos convertirlos realmente en clientes habituales. Tras cerrar un negocio con un cliente nuevo, es recomendable volver a contactar con él pasadas unas semanas para volver a “tentarle” con otra oferta. Igualmente, es aconsejable realizar encuestas para medir su grado de satisfacción. El cliente está siempre muy ocupado y la empresa necesita recordarle constantemente que está ahí.

– Estar preparado: cuando se lanza una promoción especialmente atractiva encaminada a atraer a clientes nuevos, la empresa debe estar preparada para la mayor afluencia de público a su punto de venta. Debe haber suficientes existencias del producto promocionado y también más personal. Si no se tienen estos aspectos en cuenta, es muy probable que los clientes se lleven una primera mala impresión.

– Modificar la oferta para asegurarse de que el cliente regresa: una oferta que ofrece al cliente varios vales de descuento para canjear a lo largo de varios días es siempre más efectiva que una oferta que es canjeable en una única visita al punto de venta.

 

Fuente: marketingdirecto.com | artículo original